Entrevista a Miguel Galdón “No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”

13/03/2015 Paula Díaz-Hellín

La vida se basa en momentos únicos, preciosos e irrepetibles. Tuve la gran suerte de conocer y ser compañera durante mis estudios musicales de uno de los artistas con mayor corazón e ilusión por aprender, disfrutar y mejorar cada día.

Actualmente con su blog sobre música, marketing y social media, Miguel Galdón es trombonista freelance, uno de los pocos músicos profesionales que se a atrevido a emprender dentro de la nueva generación de artistas 3.0. Una generación que implica tener una personalidad llena de emprendimiento, ilusión y amor por el arte, el ingrediente que todos necesitamos para lograr ser artistas de corazón y compartir con el mundo nuestra esencia.

Esta entrevista es un tesoro para todos aquellos que quieren ser “ellos mismos” y desean atreverse a dar el paso de vivir por su sueño, su arte. Podéis seguir a Miguel a través de su Twitter y Facebook. Os invito a tomar bolígrafo en mano mientras la disfrutáis:

1 – Perteneces a la nueva generación de músicos 3.0, profesionales que se han adaptado completamente a las necesidades actuales para potenciar el arte dentro de una era completamente tecnológica, ¿podrías contarnos tu visión y opinión sobre esta increíble adaptación? 

La sociedad ha experimentado un cambio radical en las últimas décadas, en gran medida condicionado por el desarrollo tecnológico, y adaptarse a estos cambios es, desde mi punto de vista, la única manera de seguir avanzando profesionalmente.

Los gustos, las costumbres y el modo de consumir contenidos artísticos ha cambiado mucho y si queremos obtener una comunicación directa con nuestro público tendremos que emplear su mismo lenguaje.

2 – Te estás convirtiendo en un referente dentro del social media musical, pero ¿quién es Miguel Galdón? ¿Qué herramientas personales empleas para tener tanto éxito y constancia dentro de tu proyecto personal?

Muchas gracias por el halago, pero Miguel Galdón es un músico que ha necesitado reinventarse para poder subsistir. Colaborar eventualmente en grandes orquestas y dar unas pocas horas de clase no constituyen un proyecto de futuro.

Creo que el gran acierto es el de mantener las ganas de seguir aprendiendo cada día. Con ese objetivo fundé la Barbieri Symphony Orchestra, abrí mi blog, y estoy preparando nuevos proyectos que espero poder presentar muy pronto.

Estar motivado y tener una actitud positiva son la principal fuente de éxitos. También son muy importantes la planificación y el trabajo constante, ya que sin ellos ningún proyecto saldría adelante.

3 – Tengo el placer de conocerte en persona y saber que eres un gran ser humano, ¿nos podrías aportar tu visión artística de la sociedad actual? ¿Qué incorporarías para mejorarla? 

El arte y la cultura no están atravesando su época más dorada, ni mucho menos, y es que el tiempo se ha convertido en nuestro tesoro. Debemos alejarnos de la necesidad de inmediatez en que estamos inmersos y aprender a disfrutar de cada instante, como sostiene el filósofo francés Michel Onfray, un hedonismo ético.

Para mejorar la relación entre la sociedad y el arte es necesaria una educación en valores mucho más profunda y donde las enseñanzas artísticas tengan un papel fundamental. Desafortunadamente parece que estamos lejos de esta situación. Más bien vamos camino de que la música desaparezca de las aulas. Lamentable.

4 – Eres trombonista, blogger y social media musical, ¿qué te hizo dar el paso a este mundo desconocido hasta hace bien poco por los músicos clásicos profesionales?

Como comentaba anteriormente, el inicio de mi relación con el mundo de los blogs y las redes sociales a nivel profesional vino determinado por la motivación en seguir aprendiendo. Abrir el blog fue la excusa para tener que investigar, reflexionar y escribir sobre aquellos temas que me interesaban. Las redes sociales fueron el medio para difundir mis artículos y he encontrado en ellas una vía fantástica de comunicación con personas con las mismas inquietudes.

5 – Está claro que respetando generaciones anteriores de artistas, su estilo de vida, su modo de promocionar su personaje artístico… ¿qué conservarías y mantendrías de estas para tu nueva generación musical?

Muchos de los grandes artistas de la historia han sido conocidos, precisamente, por sus rarezas (Beethoven se quedó sordo, Mozart escribió su primera sinfonía con 8 años, Dalí destacó por su narcisismo y su megalomanía…), y quizá eso es lo que necesitamos explorar en cada uno de nosotros. ¿En qué somos raros/especiales/diferentes? La sociedad no se relaciona ni se comunica de la misma manera que antes pero las peculiaridades de cada artista, tanto físicas (altura, timbre de voz…) como intelectuales, son las que lo hacen único, y eso es lo que hay que seguir promocionando.

6 – No todo se queda en buscar una imagen. Para brillar exteriormente con nuestro arte y mejorarlo para las personas es necesario brillar interiormente, ¿crees necesario el trabajo interior de los artistas para lograr potenciar y respetar verdaderamente el arte? 

Creo que es fundamental. Los artistas debemos trabajar nuestro mundo interior para que no entre en conflicto con el potencial que somos capaces de desarrollar.

Para mí lo más importante es ser capaz de no ponerse barreras a uno mismo, de no autolimitarse. Podemos llegar muy lejos pero el miedo a salir de nuestra zona de confort muchas veces puede con nuestras aspiraciones.

Mejorar estas características nos permitirá transmitir mucho mejor nuestras interpretaciones y favorecerá nuestra satisfacción personal.

7 – ¿Tu frase o lema favorito en la vida?

‘No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige’. Arthur Schopenhauer.

8 – ¿Qué consejo le darías a cualquier artista que quisiese emprender un proyecto 3.0 social artístico similar al tuyo? ¿Con qué herramientas?

En primer lugar que no tenga miedo a lo desconocido, que se lance a la aventura, que todos aprendemos de nuestros fallos.

El segundo consejo tendría que ver con definir los objetivos que pretende conseguir (más visibilidad, más conciertos, más contactos…) y que investigue cómo llevarlos a cabo (escribir un blog, crear videos con temas propios…) y cuál es contenido que mejor le funciona para conseguirlos.

En tercer lugar, pero no menos importante, que interactúe con su público. Si decide estar presente en las redes sociales que sea para aportar valor, no para descuidarlas.

Y por último, que revise si cumple con los objetivos y que los vaya actualizando en función de su estrategia profesional.

Las herramientas son muy variadas, desde un blog, canal de Youtube o Souncloud, hasta herramientas de analítica (Google Analytics) o de gestión de contenidos (Hootsuite) y comunidades (SocialBro), que le permitirán comprobar si se cumplen sus objetivos.

Si es de los que tiene tiempo y ganas de investigar, bienvenido al fantástico mundo del autoaprendizaje, y si no dispone de alguno de estos dos requisitos, que contrate a un profesional para que le ayude a diseñar una estrategia digital.

Desde Heart Artist Coaching le mandamos un abrazo lleno de amor y muchísimo éxito e ilusión a Miguel por el gran trabajo realizado y que seguramente, aún ya pudiéndolo percibir, tocará el cielo y nos regalará a todos nosotros con su música y, lo más importante de todo, su corazón.

Paula Díaz-Hellín

Coacher emocional....

Comment (1)

  1. Miguel

    Muchas gracias Paula por tus palabras tan amables y cariñosas.
    Es un placer para mí que hayas decidido dedicarme un hueco en tu blog, Ya sabes que yo te guardo uno en el mío 😉
    Un beso!
    Miguel Galdón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escríbeme ¿tienes preguntas?
Te respondo aquí personalmente!